23 07, 2017

DISFRUTAR EL PLACER DE NO HACER NADA

By | 2018-02-14T16:03:22+00:00 julio 23rd, 2017|Emprendedores, Trabajando Feliz|0 Comments

Se acercan las vacaciones, un momento en el que pasamos de sopetón de “ir de culo” en el trabajo a la calma relajada característica de agosto. Todos estamos deseando que llegue ese momento de “no hacer nada” pero somos muchos los que luego no somos capaces de disfrutarlo al 100%, sobre todo los que trabajamos por cuenta propia.

Para mí no es nada fácil de sobrellevar en mi mente ese choque entre “ultra-actividad cerebral” y “parálisis modo tumbona en la playa”. Sigo pensando y maquinando millones de cosas sobre el trabajo en mi mente y no soy capaz de relajarme. De hecho hay momentos que incluso me aburro y echo de menos trabajar!!! (lo sé, lo sé…es de locos…)

Así que, mientras tenga actividades-viajes programados en mi verano la cosa va bien, pero cuando llega el momento de relajarse de verdad y no hacer nada a mí me resulta particularmente complicado.

Total, que como comprenderéis, esto de no saber disfrutar el placer de no hacer nada NO ES BUENO. Así que me he sacado de la manga unos consejillos de cara a este verano que aquí comparto con vosotros, por si alguno está tan perturbado como yo con este tema:

DESCONÉCTATE

Navegar las redes sociales no cae dentro de la definición del placer de no hacer nada. Toma tu café por la mañana sin tu teléfono y deja de revisar tus aparatos electrónicos a cada minuto y, sobre todo, nunca antes de irte a dormir.

INVOLUCRA TUS SENTIDOS

Levanta la vista y nota lo bonito a tu alrededor. Encuentra un lugar agradable donde sentarte y dedícate a mirar. Ve a la gente pasar, busca figuras en el cielo, siente la brisa, fíjate en los colores, descifra sonidos y pon atención en los olores. ¿Ejemplos? Un día de cielo azul, el sol calentando tu piel, olor a galletas en tu casa, un amanecer, mirar a través de la ventana, escuchar tu música favorita, observar las flores o cualquier insecto que ande por ahí.

MENOS TELEVISIÓN Y MÁS NATURALEZA

Reduce tu consumo de televisión. Conecta con la naturaleza. Pasa tiempo al aire libre, sal a caminar con tu mascota. Llénate de verde.

LIBÉRATE DE LA CULPA

Sabes que te mereces este descanso. Además, cuando logramos relajarnos, dormir suficiente y no saturar nuestros días luego somos más productivos y eficientes. Así que tómatelo como algo obligado que luego beneficiará mucho tu trabajo.

ACTIVIDADES DE ATENCIÓN PLENA

Puedes leer o practicar tus pasatiempos. Pinta, colorea, toca algún instrumento, escucha música, escribe, intenta una nueva receta, siembra flores, teje, medita. Dedica tiempo a explorar tu creatividad de una manera relajante.

ROMPE LA RUTINA

Sáltate algunos pendientes. No tienes que recoger la mesa y lavar los platos inmediatamente después de comer. Disfruta el postre, el café, la sobremesa, la conversación y las risas de quienes te acompañan.

 

 

Si te ha gustado este post y te interesa este contenido, síguenos en redes sociales, allí tenemos mucho más que ofrecerte…

facebook   picasa   twitter   google-plus

También puedes suscribirte a nuestra newsletter, con la que podrás estar al tanto de los nuevos artículos que vamos publicando:

1 06, 2017

SENTIRSE PEQUEÑO

By | 2018-02-14T16:03:22+00:00 junio 1st, 2017|Emprendedores, Trabajando Feliz|0 Comments

Esto del emprendimiento es toda una montaña rusa emocional. Pero a mí lo que más me sorprende y me afecta son los cambios de estatura.

Hay días que siento que no quepo por las puertas, me siento grande, poderosa, siento que puedo hacer y conseguir todo lo que me proponga. Eso en principio es bien, te arriesgas a que luego el batacazo sea más grande porque claro, caes de más alto, pero lo prefiero a lo contrario: sentirse pequeño. Esos días en que piensas que todo el mundo es mejor que tú, que sus proyectos son mejores que el tuyo, que no eres lo suficiente bueno para sacar adelante todo… vaya, esos días que te sientes una #cacadevaca. Esos son los días realmente peligrosos.

Normalmente todo se reduce a una pura cuestión de autoestima. Subir la autoestima es un poco complicado, pero estos días que pueden derrotarte tanto física como emocionalmente y hay que ponerles alguna solución. Así que aquí van algunas consideraciones a tener en cuenta para conseguir levantar tu ánimo:

DALE LA VUELTA A LA TORTILLA.

Es normal que los emprendedores estemos llenos de inseguridades, pero debemos ser capaces de reorientarlas para que no nos afecten. Intenta encontrar los aspectos con los que te sientes más seguro, tus fortalezas, y céntrate en ellas en momentos en los que las inseguridades de aborden. Te recomiendo que, los días de “empoderamiento” aproveches para hacer una lista de las cosas con las que te sientes fuerte y seguro, asegúrate de tener esa lista disponible para poder leerla el día que te sientas pequeño, esto te ayudará a centrarte en lo positivo y en tus capacidades.

APRENDE DE TUS ERRORES

Aquí vamos a aplicar una serie de refranes de la sabiduría popular: “quien no arriesga no gana”; “se aprende más de los errores que de los aciertos”. Es obvio que cuando emprendes estás en un continuo aprendizaje, probando cosas nuevas y haciendo trabajos que no habías hecho nunca. Por supuesto que te vas a equivocar, pero es la ocasión perfecta para aprender de nuestros errores, no caigas en la “depresión” del momento-error y aprovecha el énfasis del momento-aprendizaje. Ahora ya sabes cómo NO hacerlo, así que ponte a trabajar en el nuevo método teniendo en  cuenta que ahora eres más sabio que antes.

ASUME TUS EMOCIONES

Asume que tus emociones son cambiantes. Está claro que no siempre podemos estar felices, sino que tendremos nuestros bajones, nuestros malos momentos. Las emociones negativas no le gustan a nadie, pero debes aprender a asumir que son parte de ti, sé consciente que no duran para siempre y céntrate en otra cosa, no le des vueltas a las pequeñas cosas y verás cómo a la mañana siguiente te levantas de otro humor.

NO TE COMPARES CON OTROS

Esto es algo que hacemos constantemente aunque no queramos. Pero debemos comprender que cada persona es diferente, cada persona es única. No te compares, tú ya eres especial.

Eres un modelo único y original, y nadie puede reemplazarte. Deja que tu verdadero yo salga a la luz, ésta será la mejor manera de que sea imposible compararte con nadie ya que serás único.

UNA CUESTIÓN DE ACTITUD

El resumen de todo esto es que al final se trata de una cuestión de actitud ante la vida. No hace mucho vi una ponencia de Víctor Küppers donde lo expresaba muy claramente con una sencilla fórmula: éxito = (conocimientos + habilidades) x actitud. Los conocimientos y tus habilidades son importantes ya que suman en la fórmula, pero la actitud es la que los multiplica! Antepón tu actitud positiva, no te rindas ante las adversidades y sé consciente de tus fortalezas, esa será la mejor forma de alcanzar el éxito.

 

 

Si te ha gustado este post y te interesa este contenido, síguenos en redes sociales, allí tenemos mucho más que ofrecerte…

facebook   picasa   twitter   google-plus

También puedes suscribirte a nuestra newsletter, con la que podrás estar al tanto de los nuevos artículos que vamos publicando:

22 05, 2017

ME SIENTO COPIADA

By | 2018-02-14T16:03:22+00:00 mayo 22nd, 2017|Emprendedores, Trabajando Feliz|0 Comments

¿Has sentido alguna vez que tus sesos se escurren intentando sacar una idea o forma de hacer diferente, un producto especial o un concepto innovador? Yo sí, literalmente me devano la cabeza día a día intentándolo y sí, a veces lo consigo, pero no sin mucho esfuerzo. Ser creativa es mi forma de vida, pero no siempre sale solo, sabes? Cuesta mucho trabajo, entrenamiento y esfuerzo.

Pues bien, una vez puestos en situación, debo deciros que ESTOY MUY CABREADA. Entenderéis que, después de esforzarme tanto en conseguir marcar la diferencia en algo, me enfade tanto cuando viene otro detrás y se apropia de mis ideas (y ni te cuento cuando además ese “alguien” es una persona de tu entorno). Fastidia. Fastidia mucho.

Lo peor es que los que copian intentan apropiarse de las ideas como propias. Porque oye, de verdad que yo no tengo problemas con la gente que va de cara, que dice sus inspiraciones y aporta su toque personal al asunto. Pero lo que llevo fatal es que la gente me copie y que encima pretendan hacer creer que esa idea era suya desde el principio.

Total, hoy escribo esto porque me he sentido tal cual, me siento copiada. Así que he buscado algo de inspiración por Internet y aquí os dejo texto que he encontrado muy interesante sobre el tema y el que voy a intentar INSPIRARME como filosofía de vida, por el bien de mi salud mental. Si a vosotros también os pasa esto de sentiros copiados espero que también os sirva de ayuda:

“El que te copia, por definición, va por detrás de ti.

Innovar consiste en crear cosas nuevas con la mentalidad de aprovechar la ventaja del pionero que obtendrás con ellos durante un tiempo corto y limitado, sabiendo que cuando los que te quieran copiar lo hayan conseguido, tú ya estarás en el siguiente paso de la innovación, y ellos solo serán eso: copias. Ser innovador no es tener una idea y buscar vivir de ella en el futuro, sino tener una actitud que te permita tener esas ideas constantemente. Innovar no es un momento, es un continuo. Es una mentalidad, un estado de ánimo, un reto constante.

Si innovas y lo haces bien, todos te copiarán, y tú serás el que innova entre muchos que copian. El valor de la innovación no está en evitar que te copien, sino en conseguir que todos te quieran copiar.”

Texto original de Enrique Dans

 

Así que lo dicho, voy a seguir a la mía y los que copian ya vendrán por detrás, a fin de cuentas prefiero ser copiada que tener que copiar.

Un besito queridos lectores y gracias por “escuchar” mis desahogos.

 

Si te ha gustado este post y te interesa este contenido, síguenos en redes sociales, allí tenemos mucho más que ofrecerte…

facebook   picasa   twitter   google-plus

También puedes suscribirte a nuestra newsletter, con la que podrás estar al tanto de los nuevos artículos que vamos publicando:

26 04, 2017

HOY CUMPLO 4

By | 2018-02-14T16:03:23+00:00 abril 26th, 2017|Coworking La Eliana, Emprendedores|0 Comments

4 AÑOS, 4 LECCIONES

Pues sí, ya van 4 años desde que Coworking La Eliana abriera sus puertas por primera vez. Hemos vivido cantidad de experiencias y momentos felices desde entonces. Como bien sabéis, a mí me gusta celebrarlo como se merece, por eso el próximo viernes nos vamos todos de comilona y actividad sorpresa. Estad atentos porque os iremos enseñando alguna fotito en redes 😉

Pero hoy me gustaría hablaros un poco más profundo, porque para mí esta es una fecha muy especial, ya que no solo se cumple el aniversario de la oficina, sino también el aniversario del inicio de mi aventura emprendedora.

La mayoría ya sabréis que aparte del Coworking tengo otros dos negocios que también tuvieron sus primeros inicios a lo largo del 2013. Han sido 4 años muy intensos y llenos de idas y venidas. Cuando digo que llevo 4 años la gente de mi círculo me dice: ¿¿¿ya??? Qué rápido pasa el tiempo??? Y yo por dentro pienso: de eso nada señores, para mí estos 4 años han contado enteritos, con todas sus horas y minutos.

Veréis, la vida del emprendedor es muy gratificante sí, pero a la vez se vive muy intensamente todo, ya que estás en un continuo aprendizaje. Casi cada día adquiero conocimientos nuevos, tropiezo con piedras nuevas (y no tan nuevas) y me levanto y me vuelvo a levantar.

Así que sí, estoy segura de que todavía me quedan muchas lecciones por aprender, pero tengo muy claras las ya aprendidas y cuanto más tiempo pasa más claras las veo.

Por eso hoy me gustaría compartir con vosotros las que para mí han sido las 4 lecciones fundamentales aprendidas durante estos 4 años de andadura emprendedora. Allá van:

AÑO 1: CONFIANZA Y POSITIVISMO

Te vas a poner por tu cuenta??? En serio??? Pero si tú eres de las afortunadas que tiene trabajo…”

“¿Vas a montar un Coworking? Pero si eso en el pueblo no lo va a entender nadie…”

“Estás segura? Ser autónoma es muy inestable”

Verás, si tú no confías en ti mismo nadie lo va a hacer por ti. Son muchos los que te dirán la parte negativa y echarán por tierra tus ideas y habilidades. Por eso es fundamental aprender a mantener una mente positiva, sobre todo el primer año. Te vas a encontrar muchos baches y debes ser consciente de tus capacidades y aprender a superar cada problema con positivismo, porque si no esto de emprender se te viene al cuello.

AÑO 2: ESFUERZO

Cuando ya tienes la cosa clara y el plan está en marcha, la gente piensa que ya está, que es el momento de relajarse y vivir de ello. Es entonces te das cuenta de que eso de relajarse será para otros, pero tú no te puedes permitir echarte a la bartola y vivir del cuento. Emprender es un constante esfuerzo diario, consiste en currar, rascar, llamar puertas y trabajar muy duro. Esto no es cuestión de suerte, sino de esfuerzo.

AÑO 3: PACIENCIA

En este año aprendí que las cosas no siempre salen cómo o cuándo yo quería. Que hay veces que por mucho empeño que pongas en algo las cosas se pueden escapar de tu alcance y nada se puede hacer. Esta ha sido para mí la lección más difícil de entender y asumir. Los que me conocen sabrán que me gusta tenerlo todo organizado y bajo control, así que asumir que hay cosas que no puedo controlar me costó mucho. Pero resultó que, una vez aprendida esta lección, mis PREocupaciones se redujeron considerablemente. Conseguí centrarme en lo realmente importante, en lo que sí podía hacer y lo que sí estaba en mi mano. Porque invertir tu valioso tiempo en cosas que se escapan de tu alcance no sirve de nada.

AÑO 4: DIVERSIÓN

Como os he comentado, el año 2 aprendí la importancia del esfuerzo diario. Pero veréis, es imposible mantener un esfuerzo constante si no te permites disfrutar de vez en cuando y relajarte. Así que este año la lección fue aprender que mantener un equilibrio entre trabajo y ocio era fundamental.

Por mucho que disfrutes con tu trabajo (que es lo ideal), también debes dejarte tiempo para disfrutar de tu tiempo libre (bueno, primero debes aprender a SACAR TIEMPO LIBRE). Desconectar te permitirá mantenerte más centrado en tu trabajo.

Si os soy sincera, todavía estoy acabando de asumir esta lección, todavía tengo esa carga de culpabilidad cuando me tomo algún día libre, pienso que debería estar trabajando y no consigo acabar de disfrutar al 100% del tiempo libre. Pero estoy en ello.

 

Y tú? Te sientes identificado con estas lecciones? Tienes alguna otra que te gustaría compartir? Por favor, no te cortes, nos encantará conocer tus vivencias y así aprender todos juntos. Puedes dejar tu comentario más abajo 😉

Si te ha gustado este post y te interesa este contenido, síguenos en redes sociales, allí tenemos mucho más que ofrecerte…

facebook   picasa   twitter   google-plus

También puedes suscribirte a nuestra newsletter, con la que podrás estar al tanto de los nuevos artículos que vamos publicando:

24 03, 2017

LAS 3 PREGUNTAS CLAVE PARA ANALIZAR LA COMPETENCIA

By | 2018-02-14T16:03:23+00:00 marzo 24th, 2017|Emprendedores|0 Comments

Cuando montamos un negocio nuevo, de lo primerito que tenemos que hacer es analizar la competencia. Y no me digas que no tienes, que estás montando algo único que es la bomba lironda y súper novedoso porque mira, de alguna forma u otra tendrás que competir con otras empresas que ya están en el mercado al que te quieres dirigir.

Analizar la competencia es una forma genial de testar tu idea de negocio antes de ponerla en práctica. Es fundamental saber identificarla y compararnos, para aprender de los errores y aciertos de los demás y poder fijar tu rumbo con más exactitud y atino.

Por Internet encontrarás cantidad de información al respecto, pero todas se basan básicamente en resolver estas 3 preguntas clave:

 

1- ¿QUIÉN ES MI COMPETENCIA?

Las empresas competidoras son aquellas que operan en el mismo mercado o sector donde piensas implementar tu idea de negocio. Has de identificarlas por sus nombres y apellidos.

Cuando hablamos de competencia, podemos establecer dos grados:

– Competencia directa: son aquellas empresas que operan en el mismo mercado. Es decir, que venden el mismo producto o servicio y se dirigen a los mismos clientes.

– Competencia indirecta: son empresas que operan en tu mismo mercado, se dirigen a los mismos clientes, pero ofrecen un servicio o producto sustituto o alternativo.

Por ejemplo, si tu idea de negocio es una cerveza con un aroma extraordinario, tu competencia directa serían todos los productores de cerveza, y la indirecta los productores de demás refrescos sustitutivos como el tinto de verano.

Por favor, NO SUBESTIMES LA COMPETENCIA INDIRECTA. Porque puede ser complementaria a la tuya y muchas veces te pueden sustituir.

Pero es fundamental no volverse locos con esto, debes selecciona solo a aquellos competidores que creas más relevantes. Si vas a operar en un mercado con muchos competidores, analizar a todos puede resultar un error, especialmente si se tratan de competidores insignificantes cuya información no te puede aportar mucho.

 

2- ¿CUÁLES SON SUS MÉTRICAS?

Una vez has identificados a tus competidores directos e indirectos, la siguiente fase consiste en determinar los elementos que quieres analizar. Debes fijarte en los siguientes aspectos:

– Sus productos o servicios. Es la base. Lo esencial. Es decir: el qué venden. Estudia cómo lo producen, quiénes son sus proveedores, qué características tiene su producto y qué lo hace tan competitivo.

– Sus estrategias de venta y marketing. Es decir, cómo lo venden: qué canales de distribución utilizan, cuántos puntos de ventas tienen, cómo lo comercializan, sus campañas publicitarias, contenidos en páginas web, redes sociales, foros, etc.

– Volumen de ventas. Así podrás hacerte una idea de la cuota de mercado.

– Precios. Aquí entran también sus campañas de promociones, tarifas y ofertas.

– Recursos y número de empleados.

– Posicionamiento en el mercado.

– Cuentas anuales.

 

3- ¿CÓMO BENEFICIARME DEL ANÁLISIS?

– Establece una estrategia: una vez analizada la competencia, te será más fácil analizar tus ventajas y desventajas competitivas. Una vez las tengas claras, enfócate en potenciar tus puntos fuertes y reforzar tus puntos débiles.

– Diferénciate: ofrece algo que los demás no ofrezcan, bien sea en el tipo de servicio/producto, en la estrategia de marketing o en la gestión de la propia empresa. Cuando empiezas es muy difícil sobresalir del resto, pero si cuentas con una diferencia sustancial y la consigues potencial, esto te abrirá una vía por la que darte a conocer.

– Implementa en tu plan de empresa: todos estos datos te ayudarán a realizar un plan de empresa mucho más centrado y realista. Aprovecha todos los datos y juega bien con ellos para poder orientar mejor tanto el plan financiero, como el de marketing o el de ventas.

– Continúa analizando: pero oye, no te pienses que cuando te pongas en marcha ya puedes olvidarte de este análisis, hay que estar constantemente informado de lo que tu competencia está haciendo y de las nuevas posibles empresas que puedan surgir.

 

Y lo más importante: NO TE FRUSTRES! Sé que analizar la competencia cuando estás empezando puede ser algo duro, los ves tan grandes y tu tan pequeñín que tus objetivos pueden verse algo inalcanzables. Pero oye, piensa que ellos también tuvieron que empezar en algún momento, no?

 

Si te ha gustado este post y te interesa este contenido, síguenos en redes sociales, allí tenemos mucho más que ofrecerte…

facebook   picasa   twitter   google-plus

También puedes suscribirte a nuestra newsletter, con la que podrás estar al tanto de los nuevos artículos que vamos publicando:

4 03, 2017

LA FELICIDAD DEL EMPRENDEDOR

By | 2018-02-14T16:03:23+00:00 marzo 4th, 2017|Emprendedores|0 Comments

¿SOMOS UNOS INCOMPRENDIDOS?

La otra noche Pablo y yo estuvimos cenando con otra pareja de amigos. En nuestra conversación les contamos la cantidad de horas que invertíamos trabajando cada día y que, en varias ocasiones (más de las que me gustaría admitir), trabajamos también los fines de semana. Y que sí, así somos felices, porque nosotros disfrutamos de lo hacemos.

Estuvimos hablando sobre los diferentes puntos de vista sobre el éxito y la felicidad. Porque no nos engañemos, alcanzar el éxito o la felicidad NUNCA tiene el mismo significado para unas personas que para otras.

Para unas personas alcanzar el éxito en la vida es hacerse rico, para otras formar una familia, para otras ayudar a los menos favorecidos y para algunos incluso dedicarse a cultivar zanahorias! Pero una cosa sí está clara: para todos alcanzar el éxito significa SER FELIZ en la vida, no crees? Y cuántas formas hay de felicidad??? Pues tantas como personas en este mundo.

Creo que la mayoría de los emprendedores estarán con nosotros al afirmar que emprender no es un camino de rosas, pero si realmente tienes espíritu emprendedor e ilusión, aprendes a DISFRUTAR DEL VIAJE, porque es el camino hacia nuestro éxito particular, el de crear un negocio propio, el de tomar nuestras propias decisiones, el de aprender de cada error y crecer cada día. Porque para nosotros ser emprendedores no es únicamente un camino profesional, sino un estilo de vida. Una forma de vivir la vida apasionadamente.

Pero como sé que a veces esto de ser emprendedor se hace un poco cuesta arriba, aquí van unos pequeños consejillos para aprender a saborear cada día y convertirte además de en emprendedor, en EMPRENDEDOR FELIZ:

1- EXPRESA GRATITUD: aprende a pararte de vez en cuando y analizar todas las cosas buenas que tiene tu vida, porque cuando uno aprecia lo que tiene, lo que tiene aumenta de valor.

2- CULTIVA EL OPTIMISMO: hazte fuerte ante las adversidades y fabrica tu propio optimismo. Ten claro tus objetivos y sé consciente que de una forma u otra los acabarás consiguiendo.

3- EVITA LA COMPARACIÓN: solo te traerá inseguridades.

4- CULTIVA LAS RELACIONES: las personas y los negocios más felices son los que crean relaciones profundas y significativas.

5- DESARROLLA ESTRATEGIAS PARA SUPERAR OBSTÁCULOS: el emprendedor feliz supera los retos más grandes con una preparación continua.

6- CUIDA TU CUERPO: la felicidad reside en el balance de cuerpo y alma.

7- VIVE CON ESPIRITUALIDAD: aprende a ser consciente y disfrutar de cada pequeño momento.

 

*Nota sobre la reflexión del inicio del post:

Que oye, alcanzar el éxito no se trata de una única cosa, normalmente se compone de un conjunto de metas en diferentes aspectos, tanto profesionales como personales. Por eso, el éxito del emprendedor no se limita al proyecto en sí, sino a todas las metas que nos propongamos en la vida. Con esto del éxito solo quiero expresar que LO MÁS IMPORTANTE es aprender a DISFRUTAR DEL CAMINO, esa es la única clave para la FELICIDAD.

 

Si te ha gustado este post y te interesa este contenido, síguenos en redes sociales, allí tenemos mucho más que ofrecerte…

facebook   picasa   twitter   google-plus

También puedes suscribirte a nuestra newsletter, con la que podrás estar al tanto de los nuevos artículos que vamos publicando:

12 01, 2016

LOS SUPERPODERES DEL EMPRENDEDOR

By | 2018-02-14T16:03:31+00:00 enero 12th, 2016|Emprendedores|0 Comments

Los poderes también se hacen.

Veamos, tanto cómic y tanta peli de Marvel…que no te engañen querido emprendedor, el superhéroe de hoy en día eres tú y gente como tú.

El otro día lo comentaba con unos amigos, esta etapa que nos ha tocado vivir nos ha hecho currarnos cada pasito que hemos dado en el terreno profesional, somos más conscientes del esfuerzo y dedicación que cuesta alcanzar tus metas y, ante todo, hemos aprendido a valorar mucho más lo que tenemos.

***Léase esta reflexión como una interpretación positiva a un mal que probablemente no ha tratado con demasiada delicadeza a más de uno durante estos últimos años. Pero señores, el vaso medio lleno siempre!

Emprendedor, autónomo o empresario, quizá aún no te hayas dado cuenta, pero estoy segurísima de que en tu camino profesional has adquirido una serie de superpoderes que te hacen especial, grande e invencible.

Pero oye, si acabas de comenzar en tu recorrido emprendedor no dejes de leerme, ¿sí? Atento, afina tus sentidos porque tus capacidades se van a desarrollar, vas a crecer, vas a aprender, vas a caer y levantarte y sí, tú también te vas a convertir en un súper héroe.

¿No me crees? ¡Ojo al dato!

 

Control del tiempo

Aprendes a usar aplicaciones, calendarios y todo tipo de libretas, agendas o excels para organizarte. SACAS HORAS DE DONDE NO LAS HAY. Todo el mundo te pregunta ¿cómo te da tiempo a todo?

Tú y yo sabemos de qué va el tema, al final aprendes. Aprendes a priorizar, a trabajar en varios proyectos a la vez, a administrarte mejor el tiempo y a concentrarte cuando la tarea lo requiere.

A mí muchas veces me ha pasado. Tengo que añadir una tarea más a una interminable lista de cosas y pienso “imposible”, “no me da”. Pero mira, al final resulta que sale (no sé ni cómo, pero este es nuestro secretito eh, de súper héroe a súper héroe ;-))

En definitiva, acabas dándote cuenta de que la buena gestión de tu jornada laboral es fundamental para conseguir (algún día…) disfrutar de tu tiempo libre. Y eso señores es la mejor motivación que se puede tener.

 

Invisibilidad

Este don viene a colación con el superpoder del control del tiempo y la capacidad de concentración. Te pones tus cascos a toda tralla, te plantas delante de la pantalla de tu ordenador y por ti como si pasa un tractor por encima de tu mesa. Pim-pam, pim-pam, tecleas y tecleas ultraconcentrado. Es el superpoder de la invisibilidad a la inversa, es decir, no es que tú seas invisible, sino que para ti todos los demás lo son (al menos por un ratito ;-)).

 

Leer la mente

Intuición señores! A la fuerza, este superpoder se te desarrolla en el cerebro. Aprendes a ser más observador y empático y desarrollas una gran capacidad para escuchar.

Así que más que leer la mente, este superpoder trata de anticiparse a las cosas, de la capacidad de integrar distintas informaciones para tomar decisiones y establecer conclusiones.

 

Visionario

A base de experiencia, aprendes a “adivinar” el futuro. Tienes todo tipo de datos, has empezado desde 0, a base de prueba-error y aprendes a encontrar las oportunidades y a aprovecharlas.

 

Flexibilidad/resiliencia

Ja! Que nos hablen a nosotros de resiliencia… El emprendedor cuenta con el superpoder de enfrentarse y adaptarse a los cambios.

Ser emprendedor te convierte en una persona muy flexible y versátil, capaz de adaptarte a diferentes proyectos.

Éste es mi superpoder favorito. Adecuarse a todo cambio con máxima velocidad y capacidad puede ser un poder asombrosamente útil en estos tiempos de transformación continua. Aprender nuevos trabajos, nuevas formas de trabajar, nuevas tecnologías, reinventarse al instante para adaptarse a cada momento, son cualidades fantásticas que te permiten disfrutar de un aprendizaje continuo y una diversidad de experiencias muy enriquecedora.

 

Pero oye, volviendo a los súper héroes y a los cómics de Marvel, recordemos lo que decía el tío de Spiderman: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Así que, antes de meterte en este embolao, analiza si tienes madera de emprendedor. No te voy a mentir, es un camino apasionante sí, pero muy duro, aprendes y adquieres superpoderes a base de esfuerzo y mucha dedicación.

 

Si te ha gustado este post y te interesa este contenido, síguenos en redes sociales, allí tenemos mucho más que ofrecerte…

facebook   picasa   twitter   google-plus